Conócenos


Los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) somos una organización juvenil comunista que trabaja por incorporar a la juventud a la lucha por el socialismo y el comunismo. No luchamos simplemente por la mejora de las condiciones de vida, trabajo y educación. Las reformas dentro del capitalismo no eliminan las diferencias entre clases, ni acaban con la explotación y el paro. Nuestro propósito es organizar y unificar las luchas diarias de la juventud obrera y estudiante (en cada centro de estudios, de trabajo, barrio o pueblo) en torno a la estrategia del Frente Obrero y Popular por el Socialismo.
Nuestro nacimiento fue el 13 enero de 1985 por decisión del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), respondiendo a los acuerdos tomados en el Congreso de Unidad de los Comunistas de 1984. Somos la juventud del PCPE y compartimos el mismo proyecto revolucionario. Los CJC somos la escuela de cuadros comunistas que formarán parte del PCPE en el futuro.
Nos consideramos herederos de toda la tradición de lucha comunista que ha existido en España. Desde la insurrección de octubre de 1934, la Guerra Nacional Revolucionaria (1936-1939) y el ‘maquis’ hasta la actualidad. Igualmente asumimos como legado la Gran Revolución Socialista de 1917 en Rusia y el proceso de construcción del socialismo en el siglo XX.
Somos marxistas-leninistas y, en consecuencia, asumimos que la época actual es la época de transición del capitalismo al socialismo. No hay etapas intermedias entre un modo de producción y otro; la única república que resolverá los problemas de la clase obrera y los sectores populares será una República Socialista.
Los CJC somos una escuela para la formación de militantes comunistas
Los CJC creemos que la formación de un militante comunista es un proceso complejo y largo que aúna el debate colectivo para abordar los problemas que afectan a la juventud trabajadora y estudiante, la unidad de acción para golpear como un puño a las injusticias del capitalismo y la formación en la teoría revolucionaria de la clase obrera, el marxismo-leninismo.
Somos una organización leninista, basada en el centralismo-democrático, que combina la democracia interna, la discusión y elaboración de línea política colectiva con la unidad de acción. Toda la militancia tiene que rendir cuentas de su trabajo y compromiso, independientemente de la responsabilidad que ocupe. La minoría debe cumplir los acuerdos de la mayoría, superando el individualismo, y no se permiten corrientes o facciones organizadas. A medida que vamos creciendo y construyendo colectivos, vamos avanzando en los métodos del centralismo democrático y el carácter bolchevique de los CJC, pues cada colectivo con su trabajo y aportaciones políticas, enriquece al conjunto de la organización.
Nuestra formación, tanto en la lectura de los clásicos del marxismo-leninismo como la templanza obtenida en las luchas de masas, garantiza que los militantes de CJC puedan pasar algún día a las filas del PCPE.
Los CJC contra la explotación de la clase obrera
Los CJC estamos allá donde la clase obrera sufra las consecuencias de la opresión y la explotación capitalista, en cada una de sus luchas. Nuestra labor, junto al PCPE, es dotar a la clase obrera de conciencia de clase, es decir, convertirla en un sujeto consciente de su destino histórico.
La clase obrera es el sujeto que todo lo produce. Sin la clase obrera no se movería ni un solo engranaje. Es de la apropiación de su fuerza de trabajo cómo la burguesía se enriquece y ejerce el poder político. Por su papel fundamental en la producción, la clase obrera es el único sujeto revolucionario que puede enterrar el capitalismo.
El fin del capitalismo no es solo beneficioso para los obreros, también lo es para sectores populares como los pequeños comerciantes, los autónomos, los pequeños productores agrícolas, etc., condenados a convertirse en obreros (proletarización) por no poder competir con los monopolios.
Nuestra propuesta de organización para los trabajadores son los Comités para la Unidad Obrera (CUO), como una estructura válida para abordar la contradicción entre el capital y el trabajo, la irreconciliable disparidad de intereses entre el trabajador y la patronal.
Como Juventud Comunista denunciamos con especial énfasis las condiciones de extrema explotación que sufre la juventud en sus centros de trabajo, sus miserables condiciones de contratación como la temporalidad y los sueldos de miseria que le imponen los empresarios capitalistas.
Esta situación empeora, aún más si cabe, en el caso de la mujer trabajadora, sometida generalmente a condiciones laborales peores y salarios más bajos que los hombres, además de tener que asumir el peso fundamental de las tareas domésticas.
Asimismo denunciamos las dificultades de la juventud trabajadora y de extracción popular para acceder a una vivienda, disponer de servicios públicos de calidad (sanidad, educación, transporte, etc.) o disfrutar de tiempo libre para hacer deporte, elevar el nivel cultural, participar en la gestión social y no consumir drogas.
Los CJC por una educación al servicio de la clase obrera y el Pueblo
Los CJC proponemos a los estudiantes que se organicen en su centro de estudios contra las agresiones del capitalismo al sistema público de enseñanza. Sea cual sea su módulo académico (secundaria, bachiller, FP o universidad), el estudiante está afectado por las estrategias que buscan privatizar la educación y restringir el acceso de la juventud de extracción obrera y popular a la misma.
Trabajamos por la creación de un sindicato único estudiantil para todo el Estado que permita golpear con un solo puño por una educación pública al servicio de la clase obrera y el pueblo, una educación que no se dará bajo el capitalismo sino en el Socialismo.
La unión de las luchas estudiantiles con las luchas de la clase obrera es algo vital para ello. No solo porque el estudiante de hoy es el trabajador del mañana, sino porque la clase obrera es el auténtico sujeto revolucionario.
Los CJC contra la Unión Europea y el imperialismo
La explotación de la clase obrera tiene carácter internacional y, por tanto, los obreros de todos los países comparten la lucha común de derrotar al capitalismo. Su solidaridad como miembros de una misma clase es el internacionalismo proletario.
Precisamente en España, en nuestra Guerra Nacional Revolucionaria (1936-1939), se dio uno de los mayores gestos de internacionalismo proletario que ha conocido la historia de la humanidad: las Brigadas Internacionales, formadas por 59.380 voluntarios de 54 países que combatieron junto a la clase obrera española contra el fascismo.
Hoy en día el imperialismo europeo se organiza en torno a la Unión Europea, alianza monopolista, que atenta contra la soberanía de los pueblos y participa en las agresiones imperialistas de la OTAN. Los CJC nos oponemos a la UE, a la OTAN y al imperialismo.
Los CJC por la unidad de la clase obrera y el derecho de autodeterminación
Los CJC somos una única organización en todo el Estado porque solo la unidad de todos los pueblos de España en una misma lucha puede derrocar al bloque oligárquico burgués dominante. De otra manera, sin la toma del Estado por parte de la clase obrera, no será posible el libre ejercicio del derecho de autodeterminación por parte de las naciones oprimidas históricamente (Galiza, Catalunya y Euskal Herria) y el reconocimiento de sus derechos culturales y lingüísticos.
Sólo el Socialismo puede resolver el problema de la cuestión nacional en España, poniendo las bases para la fraternidad y cooperación entre los pueblos. El Estado Socialista será un único poder de una única clase obrera.
La revolución socialista: más que una opción, una necesidad
Los CJC, junto al PCPE, apostamos por la acumulación de fuerzas hacia la crisis revolucionaria que mandará el sistema capitalista senil al basurero de la historia.
La clase obrera y los sectores populares deben organizarse en sus centros de trabajo, barrios y pueblos para emprender sus luchas más inmediatas. La labor de vanguardia del Partido Comunista será explicar la dimensión política de los problemas inmediatos y unificar todas las luchas hacia en un frente único, un Frente Obrero y Popular que derroque el estado capitalista y proclame el Socialismo.
Por eso nuestro llamamiento es a la organización de la juventud en cada centro de estudios, de trabajo, barrio o pueblo.